Considerando los drones como herramienta profesional, una de sus principales aplicaciones es la fotogrametría. Con esta técnica se consiguen modelos geométricos en 3D a partir de sencillas fotografías 2D, los cuales pueden ser utilizados en innumerables ámbitos, como pueden ser la construcción, topografía, gestión y conservación del patrimonio…

Entre sus numerosas aplicaciones, destacan las siguientes:

  • Modelos 3D para tomar medidas.
  • Obtención de ortofotos.
  • Generación de MDT (Modelo Digital de Terreno) y MDS (Modelo Digital de Superficie).
  • Inventarios de patrimonio.
  • Replanteo de obras.
  • Control y registro de cambios en el terreno o estructuras.

Además, esta técnica puede combinarse con otros equipos como cámaras termográficas o cámaras multiespectrales con el fin de obtener diferentes productos como mapas de temperatura o datos de agricultura de precisión.

Para realizar un correcto servicio de fotogrametría se necesita un flujo de trabajo ordenado y bien aplicado en todas sus fases, ya que todos los pasos que damos para conseguir el resultado final tienen que seguir un guion bien marcado y todos ellos son importantes:

  1. Planificación del vuelo: Una vez fijado el resultado a obtener, es en esta fase donde se evalúa si es posible llevar a cabo el trabajo solicitado: posibilidad de volar la zona, garantizar la ausencia de obstáculos, posición de los puntos de control… y se deciden todos los factores del vuelo que afectan a la calidad del trabajo: altura, número de pasadas, solape entre fotos, velocidad…

 

  1. Trabajo en campo: Todo lo evaluado en el punto anterior se lleva a la práctica, pero además hay que tener en cuenta todos los factores que pueden afectarnos, como las condiciones climatológicas, incidencia del sol, etc. Aunque parezca evidente es importante chequear todo el equipo y asegurarse que todo está en perfecto estado: dron, baterías suficientes y con carga, tarjetas de memoria con suficiente capacidad, etc. Es importante, antes de realizar el vuelo con los drones, marcar convenientemente los puntos de control en el suelo.

 

  1. Descarga de datos: Es en esta etapa, cuando comienza el trabajo en la oficina, se guardan todos los datos obtenidos y se realiza una copia de seguridad. Aquí se puede entregar el material obtenido al cliente.

 

  1. Procesamiento de datos: Esta etapa final, es donde se crea realmente el material fotogramétrico, ya que el drone es sólo la herramienta que nos posibilita obtener los datos, en el análisis y tratamiento de los mismos es donde realmente se le añade valor al trabajo realizado. El análisis de todos los datos obtenidos y el procesamiento de los mismos se realiza mediante las siguientes técnicas principalmente:
  • Procesado en la nube: Toda la información se procesa en un servidor, desde el mismo se obtienen los archivos procesados. Su principal ventaja es que no es necesario un equipo informático excesivamente potente.
  • Procesado local: La información es procesada en el propio equipo informático, por ello es necesario que éste sea potente y tener amplios conocimientos sobre el software necesario. Su principal ventaja es que permite un trabajo más personalizado.
  • Programas como Pix4D o Agisoft permiten ambos tipos de procesados, y ofrecen unos resultados excelentes

 

Es necesario comprender que en la fotogrametría el dron solo es una herramienta más, tal vez una de las más importantes y la que ha revolucionado esta técnica, pero si queremos obtener resultados profesionales en necesario completar la técnica con conocimiento y software, sin los cuales, las imágenes obtenidas con los drones no dejarían de ser solo eso: Imágenes.

En R-Drone tenemos la capacidad de completar todo el flujo de trabajo relacionado con la fotogrametría con drones y de asesorar a nuestros clientes para llegar al resultado deseado.

Pinchando aquí se puede ver un vídeo donde se resumen las medidas básicas que podemos tomar en un modelo 3D: